Cuando se trata de encontrar un marco para ejecutar la estrategia para escalar una empresa, contar con un conjunto de “buenos hábitos” se torna imprescindible.

La disciplina para incorporar esos buenos hábitos importa. Sabemos esto teóricamente, pero me gustaría recalcar lo importante que es tener una rutina para alcanzar los objetivos. 

La frase es La rutina libera al CEO, porque es el factor clave para poder llevar adelante la ejecución de una estrategia, reduciendo el tiempo necesario para administrarla de forma eficiente.

Los líderes empresariales que ejecutan sus visiones, tienen objetivos claros y poseen rutinas rigurosas, ahí está la clave.

Hábito #1: acerca del equipo de líderes

  • El equipo de líderes es saludable y está alineado.
  • Los miembros del equipo entienden las diferencias entre sí, las prioridades y los estilos.
  • El equipo se reúne con frecuencia, diariamente para alinear la operación y semanalmente para el pensamiento estratégico.
  • El equipo puede participar en debates constructivos y todos los miembros se sienten cómodos participando.

Patrick M. Lencioni destaca en su libro Las cinco disfunciones de un equipo: una fábula de liderazgo, situaciones organizativas poco saludables que descarrilarán a un equipo de liderazgo:

  • Ausencia de confianza
  • Miedo al conflicto
  • Falta de compromiso
  • Evitar la responsabilidad
  • Falta de atención a los resultados

Si alguno de ellos existe en el equipo de lideres, se sugiere abordarlos en forma inmediata. Es crucial que tu equipo tenga un nivel de confianza que permita debates saludables y conflictos constructivos. Deben poder abordar hechos brutales y desafiarse entre sí sin temor a herir sentimientos o quebrantar políticas de la oficina. Esto, a su vez, permitirá que todos se mantengan centrados en una sola prioridad.

Este es al habito mas importante que toda organización que quiere escalar debe tener. Con esto resuelto, la empresa y su CEO esta esta listo para asumir los otros hábitos.

Hábito #2: acerca de los objetivos 

  • Todos deben estar alineados con el objetivo más importante que debe cumplirse en el trimestre para impulsar a la empresa.
  • El tema crítico trimestral se identifica para mover a la compañía hacia adelante. 
  • De 3 a 5 objetivos claves se identifican, clasifican y asignan para el trimestre.
  • Se anuncia el tema trimestral y celebración/recompensa a todos los empleados que dan vida a los objetivos establecidos.
  • Se publican el tema trimestral y objetivos en toda la empresa y los empleados son conscientes del progreso cada semana.

Tener algunas prioridades “principales” solo significa que el enfoque del CEO se dirigirá en diferentes direcciones, por lo que no lograra realmente nada significativo. Para que se produzca una verdadera escalabilidad, se debe priorizar un objetivo y asegurarte de que todos estén a bordo para lograrlo.

Si más de una persona es responsable, entonces nadie es responsable, y ahí es cuando las cosas se pierden

Obtener responsabilidades claras en toda la organización es crucial. Debe haber una persona responsable asignada a cada célula dentro de la organización

Escalar una empresa lleva tiempo; se trata de dar un paso adelante, controlar y ajustarse en consecuencia. Esto solo puede suceder si hay objetivos regulares. Uno de esos objetivos es el trimestral que permite obtener pequeños triunfos que te llevan a la prioridad #1 del enfoque de la empresa.

Un método interesante para poder aplicar este buen habito es a través de OKR (Objetivos y Resultados Claves), que examinaremos con mas detalle en otra entrega de Blog.

Hábito #3: acerca de la comunicación

  • Se establece el ritmo de la comunicación y la información se mueve a través de la organización con precisión y rapidez.
  • Todos los equipos tienen una reunión diaria con su líder que dura hasta 15 minutos.
  • Todos los líderes de equipos tienen una reunión semanal con el CEO para la estrategia de 90 minutos.
  • Reunión trimestral y anual de planificación: reunión fuera de oficina de un día.

La comunicación es el reto número uno al que se enfrentan las personas cuando trabajan juntas y las organizaciones cuando crecen, por esto es importante el “ritmos de juntas” diarios, semanales, mensuales, trimestrales y anuales.

Puede sonar contradictorio tener tantas reuniones, pero cuando se ejecuta correctamente, ahorra mucho tiempo a largo plazo.

La comunicación será mucho más abierta y fluida, y el equipo tendrá la claridad y retroalimentación que necesita para enfocarse en las prioridades de la compañía.

Hábito #4: acerca de las personas 

  • La información de las personas de los equipos se recopilan para identificar obstáculos y oportunidades.
  • Todos los líderes tienen una conversación de seguimiento con al menos un miembro de su equipo semanalmente.
  • Una de las preguntas claves que deberían hacerse es: “¿Qué debería la compañía iniciar, detener, o seguir haciendo?”
  • La información de los empleados sobre ideas, obstáculos y oportunidades se recopila semanalmente y se comparten en la reunión semanal del equipo de líderes.

Es fundamental para los líderes involucrar a sus empleados en la recopilación de datos desde dentro de la empresa.


 

En la próximo entrega de este Blog, revisaremos más hábitos saludables para el CEO y la empresa que dirige.

Mariano Vocos

Mariano Vocos

Founder & CEO Inthegra Software