Muy pocas empresas o CEO’s pueden explicar con claridad por qué hacen lo que hacen. Con el “POR QUÉ” nos referimos a la finalidad, motivo o creencias: ¿por qué existe la empresa?, ¿por qué debería importarle a alguien?

La gran mayoría de las empresas piensan, actúan o se expresan desde afuera hacia adentro: desde QUÉ hacen, CÓMO lo hacen , pero rara vez POR QUÉ hacen lo que hacen.

No es así para las empresas inspiradas, no así para los líderes inspirados, todos ellos piensan, actúan y se expresan de adentro hacia afuera. A esto el autor Simón Sinek le llama “El Círculo Dorado”

La gente no compra lo que haces, compra el POR QUÉ lo haces.

Cuando una empresa transmite con claridad su POR QUÉ, es decir, aquello en lo que cree, comienza a atraer fuertemente a las personas y mercados que se sienten identificados con esas creencias, ya sea como clientes o como parte de su equipo de trabajo. 

La correlación entre QUE hace y POR QUÉ lo hace es lo que logra que la empresa sea considerada auténtica, se destaque y no tenga que convencer a nadie de su valor

Es responsabilidad del CEO definir el POR QUÉ de la existencia de su organización y una vez definido esto, preguntarse CÓMO lo hará.

Un POR QUÉ es solo una creencia; los CÓMO son las medidas que se toman para hacer realidad esa creencia; y el QUÉ son los resultados de esas medidas (productos, servicios, equipo, cultura, publicidad, entre otras). La diferenciación se produce cuando hay una coherencia entre estos 3 aspectos. 

Entendiendo el CÓMO

 Los CÓMO son los valores o principios que van a orientar cómo vas a hacer realidad tu causa, manifestándose en los procesos y sistemas dentro de una organización y su cultura. 

Por cada gran líder, por cada POR QUE, hay uno o varios motivadores del tipo COMO, que crean la infraestructura para darle vida a esa causa.

El líder imagina el destino y son los del tipo COMO los que encuentran el camino para llegar ahí. Un destino sin camino solo lleva a la ineficacia y vagabundeo, y un camino sin destino puede ser eficaz, pero no tiene propósito alguno.

Los visionarios del tipo POR QUE, los capaces de motivar y liderar una causa, necesitan a los realistas del tipo CÓMO, centrados en estructuras y procesos, garantizando que las cosas se hagan, concretando y materializando la visión del POR QUÉ.

A medida que la empresa crece, la labor del CEO consiste en encarnar el POR QUE, en irradiar, en hablar de ello, difundirlo, en ser un símbolo de lo que la empresa cree. Pero además, en prestar atención al nivel que tiene justo debajo, el CÓMO. Debe garantizar que la gente en ese nivel siga creyendo en lo que él cree y sepa cómo desarrollarlo y llevarlo adelante.

A medida que se va consolidando una empresa, cada vez se va adquiriendo mayor seguridad en lo que hace y se hace más experta en COMO lo hace, sin embargo en algún momento puedo olvidar POR QUE lo hace.

Empezar por el POR QUÉ

Los grandes líderes son aquellas personas que tienen la capacidad de nunca perder de vista el POR QUE, independientemente de los logros adquiridos, y asimismo mantener a todos concentrados en la dirección correcta.

El POR QUÉ no proviene de mirar hacia adelante lo que quieres lograr y decidir una estrategia adecuada para llegar ahí. No nace tampoco de un estudio de mercado, ni de entrevistas con clientes y empleados. 

El POR QUE es fruto de mirar en la dirección diametralmente opuesta, es un proceso de exploración personal, no de invención, confiando en la propia intuición, procurando en todo momento mantener una autenticidad absoluta.

 

Mariano Vocos

Mariano Vocos

Founder & CEO Inthegra Software